Creados a imagen y semejanza de Dios

image_pdfimage_print

en Cristo

Dios en su infinito amor nos creo a imagen y semejanza suya, nos creo para su gloria, para compartir su amor y sus riquezas con nosotros. Nosotros somos creados por el para el y en el, por lo tanto el propósito de Dios para nosotros es que seamos como el. Esto es una relación de padre e hijo donde el hijo hereda las características de su padre. Como pronto verán, los hijos de Dios han sido predestinados a ser conformados a la semejanza de Cristo. Esto NO es decir que somos o seremos pequeños dioses o que tenemos el DNA de Dios lo cual es falso. Solo hay un Dios.

  • Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra”. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Los bendijo Dios y les dijo: “Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra”.   Génesis 1:26-28

En el libro de Génesis vemos que Dios creo al varón y hembra a su imagen y semejanza. En ese tiempo no había pecado en el ser humano y Adán y Eva gozaban de perfecta comunión con Dios, vida eterna y de autoridad sobre el resto de la creación. Fuimos creados del mismo espíritu de Dios de forma similar a como el saco la costilla del hombre para crear la mujer y entonces Adán dijo: carne de mi carne y hueso de mis huesos, de esa misma forma Dios puede decir de nosotros “espíritu de mi espíritu” porque de su propio espíritu soplo vida a nosotros cuando fuimos formados por el.(Gen 2:7) Aquí también vemos algo que nos hace diferentes al resto de la creación y es que Dios creo todas las cosas y seres vivientes con solo decir la palabra sin embargo al ser humano lo creo formándolo con sus propias manos y soplando vida en nosotros.

Al nosotros ser espíritu de su espíritu fuimos hechos semejantes a el y heredamos las características que nos dan imagen y semejanza a el. Por lo tanto podemos decir que esta imagen y semejanza a Dios es espiritual y no física o del cuerpo pues el creador es espiritual y el desea que andemos según el espíritu y no por la carne. (Rom 8:4 y Gal 5:25)

¿Ahora te estarás preguntando, cuales son estas características espirituales que me asemejan a Dios? Algunas de estas características y que tanto tenemos de Dios es algo que sigue en debate hoy en día pero hay algunas en la que todos podemos estar deacuerdo según lo que hemos visto en nosotros a la luz de la
palabra de Dios. Algunas de estas características son:

  • Ser justo, Santo y ser fiel a la verdad (efecios 4:24)
  • Libertad (Galatas 5:1) Esto incluye la libertad de tomar nuestras propias decisiones aunque estas no sean buenas.
  • Los frutos del Espíritu son características del Espíritu de Dios que debemos tener todos si queremos tener semejanza a Dios. (Galatas 5:22-23)
  • Las piezas de la armadura de Dios de Efecios 6 también son características que Dios quiere compartir con nosotros.(vestíos del Señor Jesucristo, Romanos 13:14)
  • Una mente moral y racional (Job 32:8)
  • Autoridad para administrar el resto de la creación (Génesis 1:28)
  • Precioso y de gran valor y estima. (Génesis 9:6)
  • El poder de las palabras que declaramos (santiago 3:8-10) (compara 2 Tesalonicenses 2:8 con Proverbios 18:20-21 )
  • Y otras cualidades de las cuales puede que no estemos consientes todavía.

 

La condición actual del ser humano
Hágase la siguiente pregunta: La Biblia dice que fuimos creados a su imagen y semejanza, pero actualmente es así? Si es así porque se ve tanta maldad en el hombre si el mal no es característico de Dios?

La respuesta a esta pregunta esta en Génesis 3 cuando peco el ser humano. Al ser engañados por la serpiente (diablo) rechazamos al creador y perdimos casi toda nuestra semejanza con Dios, digo casi toda porque aun retenemos algunas de ellas como por ejemplo la capacidad de tomar decisiones pero aun así las que pudimos retener han sido corrompidas en diferentes grados. Una prueba de esto es que aunque retenemos un sentido de justicia Dios considera la justicia humana (ahora corrupta por el pecado) como trapo de inmundicia (Isaías 64:6)

Lucha cósmica
Cuando Lucifer se revelo contra Dios (Isaías 14:12-14) queriendo ser el un dios fue echado del lugar santo de Dios y al no poder contra Dios busco herir a lo que Dios mas ama, al ser humano y siendo el diablo un copión , usurpador y mentiroso al querer ser Dios trata de imitarlo pero al tener tanto odio y maldad y con la intención de hacer todo el daño posible a todo el que pueda lo imita a la inversa, Por ejemplo Dios da vida y Satanás da muerte, Dios construye y el diablo destruye.

  • Jesús dijo:
    El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para
    que la tengan en abundancia. Juan 10:10

Actualmente Satanás sigue luchando inútilmente por ser dios y su esfuerzo se concentra en hacer que el hombre le adore a el, se parezca menos a Dios y sea mas como el o cualquier cosa que no sea el verdadero Dios (Apocalipsis 13:15) y tratando de imitar a Dios a la inversa busca que andemos según la carne y no según el espíritu. En Galatas 5:19-21 y en Romanos 1:28-32 vemos las obras de la carne que son características diabólicas que se oponen totalmente a los frutos del espíritu. Estas debemos evitar a cualquier costo. Para hacer esto el enemigo se ha inventado incontables estrategias para hacer el mal. Una de esas estrategias diabólicas es decir que somos semejantes al mono y que salimos de ellos como dicen los ateos evolucionistas, no crea tal mentira que ni usando su propia metodología científica lo pueden comprobar. Con ese truco mal elaborado nos quieren negar nuestra identidad en Cristo e identificarnos con un animal carnal perecedero contrario a un Dios espiritual eterno.

Una estrategia que el enemigo siempre usa sobre todas las demás esta descrita en 2 Corintios 4:4. Cuando entro el pecado al mundo no solo perdimos características divinas si no que también adquirimos
características malignas, nos hacemos semejantes al maligno (1 Juan 3:8 y Romanos 1:23) El diablo tiene envidia de nosotros por que a nosotros nos es dado por gracia lo que el quiso tomar por la fuerza, el ser semejantes a Dios (1 Juan 3:2). No se mal interprete esto y piensen que seremos o que somos dioses como dicen los de la nueva era (pues solo puede haber solo un Dios y ya ese puesto esta ocupado permanentemente) sino que seremos exaltados sobre toda la creación junto con Cristo como un acto
supremo de amor.

Jesús dijo a unos pecadores en un ejemplo de cómo algunos se asemejan al diablo: Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. Juan 8:44

Tenga en mente que solo hay 2 opciones que podemos escoger según 1 Juan 3:9-11 :

A- Ser hijos de Dios
B- Ser hijos del Diablo
C- No hay opción C, al no escoger la A automáticamente estarás en la B

  • Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre(Jesús), les dio potestad de ser hechos hijos de Dios. Juan 1:12

¿Es hora de escoger una y ponerla en acción. Cual es tu decisión?

Las buenas noticias
Dios en su gran amor y misericordia ya había preparado un plan para que podamos ser restaurados a su
imagen y semejanza y realizar el propósito por el cual fuimos creados y tan temprano como en Génesis 3:15 se nos da la primera promesa de un redentor. El medio que Dios nos dio para ser restaurados es Jesucristo El Hijo de Dios. Nuestro destino si decidimos aceptarlo es el ser restaurados a la imagen de Dios

  • Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó. Romanos 8:29-30

Esto nos dice que solo a través de Cristo podemos recuperar ese estatus de santidad perdida por el pecado. Todos caímos en esta condición (Romanos 3:23).

¿Como ser hechos conforme a la imagen del Hijo de Dios?

Estos 4 puntos son los mas esenciales para lograr este gran propósito.

Lo primero que tenemos que hacer es aceptar a Cristo como salvador, invitarle a que more en ti para que el proceso de restauración tenga lugar, el no te restaurara si no le invitas pues el es un caballero y si entra a la fuerza no habrá libertad verdadera que es una característica de Dios. Sin este paso no hay oportunidad de comunión con Dios. El invitar a Cristo a nuestras vidas crea el puente a la reconciliación con el creador. El es el camino ( Juan 14:6). Dios mismo se hizo como nosotros para que nosotros podamos ser mas como el. (Filipenses 2:6-8)

Segundo Debemos santificar mas y mas nuestras vidas diariamente( 1 Pedro 1:15-16 ) Esto en si mismo es un acto de obediencia y adoración agradable a Dios. Luego de estar en Cristo empieza el proceso de santificación el cual nos hace mas semejantes a el porque el es santo. Este es un proceso lento que dura toda la vida donde según pasa el tiempo vamos siendo mas como Jesús y vamos poco a poco con la ayuda del omnipresente Espíritu Santo que al nosotros aceptar a Cristo pasa a vivir adentro de nuestros cuerpos para guiarnos a toda verdad y nos da todo lo que nos falte para que tengamos éxito en todas las cosas( Juan 14:26) .( 2 Corintios 3:18 y Colosenses 3:10 ) En Filipenses 3:12-14 El apóstol Pablo nos habla de este proceso. Y en Galatas 2:20 se nos da el punto clave de la santificación. Si ya naciste de nuevo en Cristo Jesús ya tienes el Espíritu Santo morando en ti y ayudándote en todo. La manifestación de los dones del Espíritu son cosa aparte y aunque no hables en lenguas ya tienes el Espíritu Santo por que sin el no hay convicción de pecado para poder recibir a Cristo como salvador (Juan 16:8).

Tercero buscar una transformación de nuestra mente usando la palabra de Dios ( Romanos 12:2 ). Debemos saturar nuestra mente con la palabra de Dios. Cristo nos dará su mente si hacemos esto (1 Corintios 2:16) . Estudiando la palabra de Dios es como se aumenta y fortalece la fe que es indispensable para alcanzar los propósitos de Dios

Y cuarto estar listo y dispuesto para hacer la voluntad de Dios aun antes de saber cual es y buscar cual es su voluntad en todo momento empezando por hacer su voluntad conocida como se ha dicho en Romanos 12:2. Pues si no seguimos la conocida voluntad de Dios, el no te va a decir la voluntad de el especifica para ti. Así Dios producirá tanto el querer como el hacer por su buena voluntad (Filipenses 2:13).

Este proceso continuo es el peregrinaje del cristiano hasta que lleguemos al reino de los cielos y la obra que Dios comenzó en ti la va a completar en su día sea en el día del rapto de la iglesia o a través de la muerte del cuerpo mortal (Filipenses 1:6). Entonces seremos exactamente, perfectamente y plenamente según el diseño perfecto de Dios a imagen y semejanza de el disfrutando del poder y la gloria para siempre. (1 Juan 3:2 y Filipenses 3:21). Dios espera y demanda de nosotros que nos esforcemos por seguir continuamente este proceso que es un acto que debe salir de nuestra voluntad ya que el no opera nunca a pesar de nosotros ni independientemente de nosotros sino solamente si participamos activamente en el proceso. En su soberanía Dios determino que debe ser de esta manera. En el camino cometerás errores, esto es parte del proceso, aprende de ello y apóyate en la gracia salvadora de Cristo.

  • Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante. Efesios 5:1-2
Compartir