Cuatro Leyes Espirituales Que Rigen Nuestra Relación Con Dios

image_pdfimage_print

Primera Ley
Dios le AMA, y tiene un PLAN maravilloso para su vida.
(Los textos de las Sagradas Escrituras, de ser posible, deben leerse directamente en la Biblia.)

El amor de Dios
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (San Juan 3:16)
El plan de Dios
(Cristo afirma) “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Una vida completa y con propósito). (San Juan 10:10b) ¿Por qué es que la mayoría de las personas no están experimentando esta “vida en abundancia”?
Segunda Ley

1
El hombre es PECADOR y esta SEPARADO de Dios; por lo tanto no puede conocer ni experimentar
el amor y el plan de Dios para su vida..

El hombre es pecador
“Por cuanto todos pecaron, y están destituídos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23). El hombre fue creado para tener comunión con Dios, pero debido a su terca voluntad egoista, escogió su propio camino y su relación con Dios se interrumpió. Esta voluntad egoista caracterizada por una actitud de rebelión activa ó indiferencia pasiva, es evidencia de lo que la Biblia llama pecado.

El hombre esta separado de Dios
“Porque la paga del pecado es muerte…” [o sea separación espiritual de Dios.] (Romanos 6:23) Dios es santo y el hombre pecador. Un gran abismo los separa. El hombre está tratando continuamente de alcanzar a Dios y la vida en abundancia, y cruzar este abismo de separación mediante sus propios esfuerzos: la religión; la moral; la filosofia; las buenas obras; etc.

La tercera ley nos da la única solución a este problema…
Tercera Ley

2
Jesucristo es la ÚNICA provisión de Dios para el pecador. Solo en el puede usted conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para su vida. El Murió en Nuestro Lugar.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”
(Romanos 5:8).
El Resucitó
“Cristo murió por nuestros pecados… fue sepultado, y… resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;… apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos…” (I Corintios 15:3-6).
Es el Único Camino
“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por Mí” (San Juan 14:6)
Dios ha cruzado el abismo que nos separa de El al enviar a su Hijo, Jesucristo, a morir en la cruz en nuestro lugar. No es suficiente conocer estas tres leyes y aun aceptarlas intelectualmente

 

CUARTA LEY
Debemos individualmente RECIBIR a Jesucristo como Señor y Salvador para poder conocer y experimentar el amor y el plan de Dios para nuestras vidas.

Debemos Recibir a Cristo
“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dió potestad de ser hechos hijos de
Dios” (San Juan 1:12)

Recibimos a Cristo Mediante La Fé
“Porque por gracia sois salvos por medio de la fé; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por
obras, para que nadie se gloríe.” (Efesios 2:8-9).

Recibimos a Cristo Por Medio De Una Invitación Personal:
(Cristo dice) “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él…”
(Apocalipsis 3:20). El recibir a Cristo comprende un cambio de actitud hacia Dios, confiar en Cristo, para que El entre a nuestras vidas y perdone nuestros pecados.

Estos dos círculos representan 2 clases de vidas:
¿Cuál círculo representa su vida? ¿Cuál círculo le gustaría que representara su vida?

 

circulos

Usted Puede Recibir A Cristo Ahora Mismo Mediante La Oración
(Orar es hablar con Dios)
Dios conoce su corazón y no tiene tanto interés en sus palabras, sino más bien en la actitud de su corazón.

La siguiente oración se sugiere como guía:
“Señor reconozco que soy pecador. Me arrepiento de todos mis pecados, perdóname ahora. Jesucristo lávame con tu sangre y purifícame. Te reconozco y te acepto como mi único Dios y salvador personal. Hazme la persona que tu quieres que sea. Recíbeme ahora como uno de tus hijos. Gracias señor, en el nombre de Jesús amen.”

En Romanos 10:9-11 dice:” Que si confesares con tu boca al Señor Jesús y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10-Porque con el el corazón se cree para justicia; mas con la boca se confiesa para salvación. 11-Porque la escritura dice: todo aquel que en el creyere, no será
avergonzado.

En 1 Juan 1:9 dice: ” Si confesamos nuestros pecados, el es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y
limpiarnos de toda maldad“

¿Y ahora qué?

Sugerencias para el crecimiento cristiano

El crecimiento o desarrollo espiritual es el resultado de permanecer confiando en Jesucristo. “El justo por la fe vivirá” (Gálatas 3:11). Una vida de fe le capacitará para confiar en Dios cada vez más en todo detalle de su vida y para practicar lo siguiente:

  • Converse con Dios en oración diariamente (Juan 15:7)
  • Recurra a la Biblia, estudiándola diariamente (Hechos 17:11). Comience con el evangelio de Juan.
  • Insista en confiar a Dios cada aspecto de su vida (I de Pedro 5:7).
  • Sea lleno del Espíritu de Cristo – permítale vivir Su vida en usted (Gálatas 5:16-17; Hechos 1:8).
  • Testifique a otros de Cristo verbalmente y con su vida (Mateo 4:19, Juan 15:8).
  • Obedezca a Dios momento a momento (Juan14:21).
  • También debes buscar una iglesia donde se predique el evangelio y se enseñe la palabra de Dios según La Biblia en sana doctrina.

La Importancia Del Compañerismo Cristiano

En Hebreos 10:25, se nos amonesta “no dejando de reunirnos.” Varios troncos de árbol arden fuertemente cuando están juntos, pero al separarlos se apagan. Lo mismo acontece en tu relación con otros cristianos. Si no perteneces a ninguna iglesia, no esperes a ser invitado. Toma la iniciativa; llama o visita a un ministro de Dios, en una iglesia cercana en donde se exalte a Cristo y predique su Palabra. Empieza esta semana y haz planes para asistir a ella regularmente. Aprende a compartir con otros tu descubrimiento.

Compartir