Probad a los espíritus

image_pdfimage_print

Como probar a los espíritus


Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. 1 Juan 4:1

Amados, según nos acercamos a la segunda venida de Cristo vemos como la advertencia en 1 Juan 4:1 se comprueba cierta. Estos falsos profetas y predicadores se han multiplicado como una plaga que ha enfermado el cuerpo de Cristo en muchas regiones del mundo.

Esto nos lleva al asunto del discernimiento y debemos preguntarnos como probamos a los espíritus a ver si son de Dios o no. Cuando alguien profetiza o pretende hablar palabra de ciencia y/o sabiduría se asume que todo lo que diga sea inspirado por el Espíritu Santo. En realidad existen tres fuentes de donde pueden llegar las palabras. Lamentablemente hay demasiadas personas falsificando los dones espirituales en las iglesias. Yo creo en que todos los dones del Espíritu siguen vigentes hoy y que todavía quedan siervos de Dios que son usados poderosamente para glorificar a Dios y edificar la iglesia por medio de ellos.

Las tres fuentes de inspiración:

  • El Espíritu Santo de Dios: quien nos quia a toda verdad y por lo tanto debemos confiar en el 100% y honrarle en todo (Juan 16:13). Según Marcos 13:11 los santos siervos de Dios pueden hablar palabra dictada por el Espíritu Santo. En Lucas 1:67-70 vemos otro ejemplo de ello.

  • La carne: Esto hace referencia al espíritu humano cuando un hermano o hermana en la fe profetisa algo basado en sus propios deseos y expectativas. Este tipo de palabra profética puede estar basada en buenos deseos y buenas intenciones pero por ser de la carne no tiene la inspiración de Dios por lo tanto no se puede confiar en ello y no debe ser tolerado en la iglesia. Esto se llama presunción y Dios no se glorifica en ello. No tengas temor de cuestionar tal a persona (Deuteronomio 18:22).

  • El demonio: Los demonios son expertos en falsificar los dones del Espíritu con el propósito de engañar, confundir y crear división en la iglesia de Dios. En Hechos 16:16-18 vemos un ejemplo bien definido. Una mujer con un espíritu de adivinación tan persuasiva que aun hablando por medio del demonio decía la verdad frente a los Apóstoles. El creyente promedio le diría “amen” a esta pitonisa solo porque dijo un par de verdades mas los apóstoles con discernimiento probaron los espíritus y vieron la intención maligna de ese demonio y lo echaron fuera en el nombre de Jesús. Como vimos en el caso de Hechos 16 una de las estrategias del demonio es decir un par de verdades para que bajes la guardia y entonces engañar sutilmente para crear ataduras demoníacas en tu vida que van empeorando con el tiempo. Obviamente es intolerable y hay que cerrarles las puertas a tales personas. No tendrás temor de tales personas que intentaran intimidar con grandes palabras y gritos (Deuteronomio 18:22). Muchas de estas personas con demonio de adivinación suben a los altares con títulos de Pastor, Evangelista, Profeta, etc.

Volviendo a 1 Juan 4:1 ¿Como probamos los espíritus? Primero que todo esto nos da derecho a cuestionar la identidad del espíritu que inspiro el mensaje ya sea el bendito Espíritu Santo de Dios, la carne o el demonio. Esto significa que Dios no se va a enojar contigo si cuestionas o indagas para verificar de donde vino realmente el mensaje, palabra de ciencia o profecía. En Apocalipsis 2:2 vemos como los que se decían ser Apóstoles fueron puestos a prueba y Cristo felicito al Pastor de Efeso por ello. No es pecado poner a prueba a los siervos de Dios a ver si son genuinos, estos deben dar buen testimonio y ser consistentes con la palabra de Dios. Otro ejemplo esta en Apocalipsis 2:18-29 donde Jesús amonesto fuertemente a la iglesia en Tiatira por permitir que una falsa profetisa continuara con su falsedad en la iglesia. Estos falsos predicadores normalmente son muy carismáticos, apelan a las emociones, hablan en lenguas y manifiestan todo tipo de señales. No se deje impresionar ni intimidar por esto ya que en Mateo 7:15-16 Jesús nos advierte sobre los falsos profetas y nos dice “por sus frutos los conoceréis”. Evidentemente estos profetas falsos o no todos manifestaran dones espirituales así que no los valides por los dones, validados por sus frutos.

Para probar los espíritus debemos ejercer el discernimiento dado por Dios. A mi mejor entender existen dos tipos de discernimiento que podemos usar.

  • Discernimiento natural (Hebreos 5:14): Basado en la inteligencia, intelecto, lógica y razón que se basa plenamente en el conocimiento de la palabra de Dios y no en mi astucia terrenal, filosofías humanas ni tampoco en sentimientos ni emociones. Para que este tipo de discernimiento natural pueda ser ejercido efectivamente se requiere estudio profundo de la Biblia de forma continua y cuidadosa. El creyente promedio que solo estudia lo que le presenta en la escuela dominical y no va mas allá no sera eficaz con ello ya que es imperativo conocer a profundidad las escrituras. Basado en las escrituras ponemos a prueba TODO lo que se dice incluyendo estudios bíblicos, predicaciones y aun el famoso “así dice Jehova” también lo ponemos a prueba por la palabra a ver si algo se sale del parámetro bíblico y su contexto. Si no se valida con la escritura rechace la profecía y al profeta. Según Hechos 17:11 los de Berea hacían esto y se lo aplicaron al Apóstol Pablo poniéndolo a prueba quien en lugar de quejarse y decir “¿como te atreves a cuestionar a Dios?” O decir “no toques al ungido” lo vio como algo digno de admirar porque el que esta en la verdad no tiene nada que esconder y con gusto se somete al escrutinio. El cuestionar el origen y veracidad del mensaje y el mensajero NO es cuestionar a Dios ni tampoco rebeldía. Rebeldía es desobedecer a Dios y muchas veces no es la voz de Dios hablando a través del predicador. Según Hebreos 5:13-14 este tipo de discernimiento mejora basado en el crecimiento que viene por el conocimiento de la palabra y por el ejercicio mismo de probar a los espíritus.

    Incluso en Mateo 16:23 Pedro se dejo usar por Satanás hablando por medio de este Apóstol para intentar desalentar a Jesucristo. Si el mismo Satanás pudo usar a un verdadero Apóstol para dar palabra de maldad al mismo Cristo cuanto mas cuidado debemos tener de poner a prueba la fuente de inspiración que cualquier palabra que escuchemos de quien sea. La lógica y la razón nos dice que si uno de estos predicadores te profetiza que estuviste en la cárcel y nunca lo estuviste o te menciona datos de tu vida y tu que conoces tu propia vida sabes que nada de lo que dice es cierto con eso confirmas que no es de parte de Dios. Cuando pase esto detén la persona en el acto, no le dejes terminar y dile que esto es falso y lo que dice no es de Dios. No temas en hacerlo. Tampoco permitas que te ponga la mano encima ya que si tiene espíritu de adivinación te puede impartir opresión maligna, reprende y rechaza todo de forma audible en el nombre de Jesús. La palabra de Ciencia y profecía es para edificación y amonestación y si lo que hacen es ponerse a decir el futuro esto es adivinación y no es palabra de Dios.

Cuidado con esas profetizas que se la pasan creando parejas fuera de la voluntad de Dios.

Un ejemplo real: En una ocasión una predicadora llamada Iris Cruz comenzó a hacer esto en un culto y nada de lo que me dijo a mi y a los hermanos era cierto ni tampoco era consistente con el parámetro bíblico y muchos se dieron cuenta de esto causando confusión por sus supuestas profecías pero no se atrevían mencionarlo. ¿Acaso el Espíritu Santo se puede equivocar? Dios no es un Dios de confusión. Adicional a eso el Señor me mostró por medio del don de discernimiento espiritual que esta predicadora hablaba inspirada por medio de un espíritu de adivinación. A esta persona la denuncie públicamente debido a que lo hizo todo públicamente dañando falsamente el testimonio de varias personas por lo tanto la denuncia debe ser publica también. Personas que se pasan buscando quien le profetice y augure cosas en lugar de confiar en la palabra profética mas segura (2 Pedro 2:19) que esta en la Biblia son victimas ingenuas y fáciles para estos falsos profetas. Estos hermanos no prueban los espíritus por lo tanto aceptan cualquier basura que les suene conveniente demostrando que tienen comezón de oír en lugar de sed de Dios como dice 2 Timoteo 4:3-4. No te dejes rascar el oído por lo que QUIERES oír en lugar de lo que DEBES oír. Esto nos lleva al tema del discernimiento espiritual.

  • El discernimiento de espíritus como don de Dios (1 Corintios 12:10) no se adquiere estudiando como ocurre con el discernimiento natural aunque el conocimiento de la palabra te permite entender mejor lo que Dios te muestra. Yo creo que todo creyente lleno del Espíritu Santo recibe algo de discernimiento espiritual y también creo firmemente que Dios escoge a algunas personas para que manifiesten este don de una forma mucho mas fuerte para que ejerzan el ministerio con mas eficacia. Según 1 Corintios 12:4-11 un mismo don puede operar en diferentes maneras guiados por el mismo Espíritu Santo de Dios, hay un solo Espíritu que por su poder que lo hace todo.

Este don sobrenatural vas mas allá del conocimiento natural e intelectual revelando a quien lo recibe cosas que no son evidentes a simple vista y datos sobre que espíritu esta hablando o inspirando lo que se dice. No es una simple imaginación como piensan algunos ni tampoco una corazonada o una emoción ni tampoco un sexto sentido, en mi experiencia cuando Dios me habla por medio de el don de discernimiento también aparece una seguridad absoluta sobre si lo que siento de parte de Dios es verdadero o no y no produce confusión ni duda alguna sobre el asunto.

Esto a menudo incluye visiones por medio de las cuales veo clara y visiblemente a demonios y ángeles de Dios moviéndose en los lugares y con ello la voz de Dios diciéndome que clase de demonio son, que pecado viene a promover, quien lo trajo y cosas así. Aveces puede ser muy desagradable pero Dios sabe cuando es necesario para que podamos intervenir sabiamente y romper los planes de Satanás. No todo el mundo manifiesta esta operación del don de la misma manera al igual que no todo el mundo habla lenguas o profetisa. Todo va según el plan de Dios para cada uno y puedes pedirle a Dios este don tan necesario y te lo puede conceder pero debes estar dispuesto a someterte a la voz de Dios de antemano y ser obediente aunque no te guste lo que veas y lo que Dios te mande a hacer ya que te puede poner en situaciones difíciles. Si pides este don tienes que aprender a someterte a Dios de antemano y comenzar escuchando a quien Dios le ha confirmado este don.

Objeciones generales que se ven cuando se denuncia a un falso predicador:

1- Te pueden acusar de cometer el pecado imperdonable, la blasfemia contra el Espíritu Santo. Cuando el Señor revela la verdad con seguridad de que la persona hablo por medio del demonio no temas en decirlo especialmente si las señales son obvias. El Señor no dejara que un siervo de Dios peque tan fácilmente y alguien lleno del Espíritu Santo JAMAS sera capaz de blasfemar contra El ni a propósito ni por error así que no hay peligro. Ese tipo de blasfemia solo lo pueden cometer los apostatas de la fe. Mateo 12:22-37 habla sobre esto y nos dice que en su forma básica la blasfemia contra el Espíritu Santo es atribuirle su obra a los demonios. Naturalmente esto puede causar temor entre algunas personas que quieren denunciar a estos farsantes pero no se atreven por temor a cometer este pecado tan serio. Cuando sabes de seguro que no fue Dios quien hablo no tienes nada que temer y si la persona hablo por medio del diablo que todos lo sepan para que se dejen engañar. Algunos intentaran intimidarte usando esto para que no hables, no lo permitas ni tampoco le temas a los gritos y posibles amenazas divinas que puedan inventar para que no hables.

2- Luego de escuchar la denuncia algunos dirán: “Puede ser cierto pero yo retengo lo bueno y desecho lo malo” Citando 1 Tesalonicenses 5:21.

Respuesta: Si no supiste diferenciar un profeta verdadero de uno falso ni tampoco diferenciaste a la voz del Espíritu Santo de la voz de pitón tampoco vas a saber que es lo bueno y que es lo malo de entre sus palabras. ¿Que es lo que crees que vas a retener realmente? Las iglesias no están probando los espíritus como se nos manda en 1 Juan 4:1.

3- Al escuchar que alguien los pone en duda pueden decir: “ ¿como te atreves cuestionar a Dios?” Esto es equivalente a decir “no toques al ungido”.

Respuesta: Ungidos son todos los que están llenos de Dios y no hay favoritos. No es a Dios a quien estoy cuestionando. Cuando se que es Dios me someto a El sin vacilar. La palabra dice Probad a los espíritus (1 Juan 4:1) así que al verificar como hacían los bereanos me estoy sometiendo a Dios 100%. Ademas quien no tiene nada que esconder no le teme al escrutinio aun San Pablo con gusto se sometió a ello como lo dice Hechos Capitulo 17, todo predicador y maestro debe ser humilde y someterse a esto para que no levante sospecha.


Habiendo dicho estas cosas menciono que yo sigo creyendo que todos los dones del Espíritu Santo siguen activos en el siglo 21 y que todavía hay predicadores que te pueden profetizar y traer una genuina palabra de sabiduría diciendo “así dice el Señor” bajo la inspiración del Espíritu Santo de Dios. Cuando tal siervo o sierva de Dios me hable me voy a someter a lo que Dios diga por medio de esa persona luego de haber validado que efectivamente fue Dios quien hablo y no seré ingenuo para tragarme todo lo que me digan sin examinarlo bien. Como atalayas de Cristo tenemos la responsabilidad de denunciar el pecado y a los que públicamente pervierten la iglesia, de otra manera nos hacemos cómplices del pecado. En Gálatas 2:11 Pablo denuncio públicamente a Pedro por una acción que describió como “digno de condenar”, esto significa que cuando sea necesario hágalo pero con sabiduría y amor para restaurar si fuese posible. Contended ardientemente por la fe (Judas 1:3).

Examinadlo todo; retened lo bueno. – 1 Tesalonicenses 5:21

Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.  1 Corintios 2:14-15

Compartir